TITO PUENTE JAZZ

Chris coyne

Comparte este álbum

TITO PUENTE JAZZ



“Nadie en el mundo ha hecho más por la música afrocubana que Tito Puente”. Así lo afirmó Mario Bauzá, creador del jazz afrocubano y legendario director musical de los afrocubanos de Machito, al hablar de Puente.

Nacido de padres puertorriqueños en el Harlem Hospital de Nueva York el 20 de abril de 1921, Ernest Anthony Puente Jr. (no Ernesto o Antonio, como muchos han dicho incorrectamente) fue una figura destacada que revolucionó el papel de las técnicas de arreglo de percusión y jazz en Afro -Música cubana. Producto de su entorno, Puente, quien falleció en Nueva York el 31 de mayo de 2001, creció en el enclave del East Side de Manhattan conocido como East Harlem, el Spanish Harlem o El Barrio. Fue aquí donde creció escuchando los sonidos del jazz de big band (el baterista Gene Krupa era su héroe), música cubana y puertorriqueña, y emulando a estrellas de cine como James Cagney y Fred Astaire. En ese momento, East Harlem (Pleasant Avenue, 1st, 2nd, 3rd, Lexington, Madison, Park y 5th Avenue entre las calles 96 y 125) era un vecindario próspero poblado por italianos, judíos, alemanes, cubanos y una creciente comunidad puertorriqueña. - todos viviendo uno al lado del otro. “El pequeño Ernie” o Ernestito, como lo conocieron sus amigos de la infancia, absorbió todo lo que este colorido ambiente tenía para ofrecer. Tomó lecciones de batería con un baterista afroamericano llamado Mr. Williams, lecciones de piano con Victoria Hernández (hermana de Rafael), así como lecciones de baile. Todo esto le serviría en su búsqueda para convertirse en un virtuoso multiinstrumentista (timbales, batería, piano, vibraciones, marimba, saxo alto y clarinete), arreglista, compositor y director de orquesta.

Su primera experiencia discográfica fue en 1939 con Machito Afro-Cubans y la Orquesta Stork Club de Johnny Rodríguez. Después de servir con honores en la Marina de los EE. UU. Durante la Segunda Guerra Mundial en el portaaviones de escolta Santee CVC 29 como compañero de artillero y músico (era el corneta y tocaba el saxofón alto y el piano en la big band del barco), regresaría a Nueva York y se establecería rápidamente él mismo como líder de la banda. Su primer éxito fue el mambo de 1949, “Abaniquito”, con Vicentico Valdés en la voz principal, Mario Bauzá en la trompeta y Graciela (la hermana de Machito) en la voz de fondo. Una firma posterior al poderoso sello RCA produjo álbumes clásicos que demostraron la habilidad única de Puente para componer y arreglar música afrocubana orientada al jazz y estableció su reconocido virtuosismo en los timbales, vibraciones y marimba.

Sus últimos años con Tico y Fania producirían música mucho más orientada a la danza. Pero esta compilación demuestra que Puente podía producir música orientada al jazz con él y sus músicos como solistas de clase mundial. Mambos instrumentales duros como “Picadillo” y “A Noro Morales” lo presentan con marimba y vibraciones. Su sensibilidad y romanticismo en el instrumento se demuestra en el clásico estándar de jazz "Autumn Leaves". Puente también era un maestro de otros estilos. Solo escuche el swing del calipso de Trinidad y Tobago en "Carnaval en Harlem" y la bossa nova brasileña en "One Note Samba". El poder, el swing y el dominio de la armonía del jazz que le encantaba emplear al escribir para su big band se demuestra con toda su fuerza en "Mambo Inn", "110th St. & 5th Ave.", "Jumpin 'with Symphony Syd" y " Danza ritual del fuego ". Pero es su virtuosismo en los timbales lo que más lo conoce, como se demostró en “Los Cuatro Grandes”, donde lo acompañan Mongo Santamaría, Carlos “Patato” Valdés y Willie Bobo. También está el “Timbales Solo”, donde realiza una increíble improvisación con solo el acompañamiento de un cencerro. Por su propia naturaleza, el jazz es una forma de arte que demuestra el virtuosismo de los músicos como solistas. Disfrútalo aquí mismo mientras Tito toca jazz.

Escrito por Bobby Sanabria