SOFRITO

Fania

Comparte este álbum

SOFRITO



Lanzado por primera vez en 4 años. Este clásico de Mongo Santamaría es de hoja perenne y suena aún mejor remasterizado. Una herramienta imprescindible para todos los fanáticos de la música tropical.

El músico Mongo Santamaría no necesita presentación. Él solo ayudó a que la conga tambor formara parte de la psique estadounidense en la década de 1960 con su exitosa grabación del Hombre de sandía de Herbie Hancock.

Nacido el 7 de abril de 1917 y criado en el distrito de Jesús María de La Habana, Cuba, Ramón Santamaría estaba inmerso en la cultura arraigada en África occidental que impregnaba esta zona empobrecida. Fue el sonido de rumba e hijo que escuchó en los solares (viviendas) lo que sirvió como sus primeras lecciones de percusión. La religión arraigada en África occidental conocida como Santería, con sus ritmos complejos y canciones de alabanza, así como su exposición a las canciones de los Abacua, un orden y religión fraternos semisecretos, lo fundamentaron en el conocimiento rítmico que utilizaría más adelante. sus propias grabaciones ..

Haciéndose un nombre como primer bongocero en el movimiento hijo de la década de 1930 junto a amigos de la infancia como Candido Camero y Chano Pozo, Santamaría eventualmente vendría a los Estados Unidos en 1950 como el conguero de la Orquesta del pianista Damaso Pérez Prado. En 1951, comenzaría una tenencia de siete años con el titán timbal Tito Puente y llevaría al percusionista Willie Bobo a la silla bongo, grabando en la mayoría de las gloriosas salidas de Puente para RCA. Pero en 1957, el triunvirato de percusión afrocubano más grande jamás reunido: Puente, Santamaría y Bobo, que habían cautivado al público en el famoso palacio de mambo de la ciudad de Nueva York, el Palladium Ballroom, se disolvería. Santamaría y Bobo se irían a la costa oeste para tocar en vibrador el pequeño combo de jazz afrocubano de Cal Tjader. Ambos serían solistas destacados, grabando algunos de los solos más increíbles jamás documentados.

Para 1961, Santamaría se convertiría en un líder, primero grabando con un formato de charanga (cuerdas y flauta), pero pronto conocería a Marty Sheller, un joven aspirante a trompetista de jazz de Newark, Nueva Jersey, que daría forma a la visión musical de Santamaría en un sonido identificable que se convertiría en Un arquetipo para grupos pequeños de jazz latino. El derivado agresivo de Be-bop, el hard bop, estaba adquiriendo importancia en la década de 1960. Presentaba más melodías basadas en blues con un borde más duro y a menudo usaba elementos funk dentro de los límites de una sección de trompa de dos o tres piezas. Santamaría luego agregaría sonidos de su Cuba natal: mambo, son, cha-cha-cha, guajira, guaguancó, ritmos litúrgicos de base afrocubana, así como elementos brasileños y venezolanos, para crear lo que se convertiría en el sonido de Santamaría.

Como Sheller declaró en una presentación reciente que hizo en Harvard: "Los mejores chicos para la banda de Mongo eran los jugadores de jazz que podían funcionar en un contexto latino o viceversa y ser cómodos y versátiles en ambos mundos". El grupo de Santamaría (como el baterista de jazz Art Blakey) pronto se convertiría en una pequeña escuela con jugadores como los pianistas Chick Correa, Herbie Hancock, Joao Donato, Rodgers Grant, Armen Donelian, flautista / saxofonista Hubert Laws, baterista / timbaleros, Frank "El Pavo" Hernández , Carmelo García, Steve Berrios, saxofonistas Sonny Fortune, Bobby Capers, trompetistas Marty Sheller, Luis "Perico" Ortiz, Ray Vega, los bajistas Victor Venegas, William Allen, Eddie "Gua-Gua" Rivera y los vocalistas Rudy Calzado y La Lupe. .

Desde la inquietante apertura de la Iberia de Armen Donelian con su auténtica samba brasileña, pasando por la sensual música de bolero-bossa de Cruzan hasta el blues de Spring Song, donde Santamaría explota en el vampiro final, estas pistas contienen marcas registradas del sonido de Santamaría. El Sofrito de Neal Creque se abre con una introducción de piano extendida por Donelian y luego irrumpe en un montuno (vampiro) tradicional para la guajira cubana, la primera línea de dos saxos / trompetas lo identifica instantáneamente como la banda de Santamaría. El flautista invitado Gonzalo Fernández solo evoca el típico sonido de flauta cubana, mientras Mike DiMartino toca la trompeta con bravura sobre lo que se ha convertido en un clásico de Santamaría.

Las raíces religiosas y rítmicas afrocubanas de Santamaría se exhiben en O Mi Shangó. La canción comienza con el triunvirato ceremonial de tambores batá de dos cabezas y prepara el escenario para que el legendario percusionista, vocalista Julito Collazo, cante en Yoruba alabando a Shangó, la deidad del trueno y el santo patrón de Santamaría en la Santería. El arreglo único de Willie Allen es a partes iguales la melodía folklórica y el funk y proporciona una plataforma de lanzamiento para los soneos (improvisaciones vocales) del legendario percusionista y vocalista Mario "Papaito" Muñoz en español. Five on the Color Side y el disco-esque Secret Admirer son composiciones de Allen. Es de destacar el tándem único de clarinete de voz y bajo en la melodía de Five con el solo de flauta alta de blues de Al William sobregrabado en octavas. El álbum cierra con dos composiciones de Sheller tituladas Olive Eye and Princess, donde las secciones de transición en solitario son una combinación de jazz mambo con funk, presentando a Santamaría en un emocionante solo.

Santamaría falleció el 1 de febrero de 2003 dejando un fantástico legado de grabación. Al igual que el título del álbum, el sonido de Mongo Santamaría era una combinación de ingredientes que agregaban un sabor distintivo. Saborea el sonido de Sofrito.

 

Mongo Santamaría: Sofrito

Personal:
Mongo Santamaría - congas, líder
Steve Berrios - batería, timbales, tambor itotele batá, acheré, percusión
Greg "Peachy" Jarmon - bongó, cencerro, percusión
Mike "Coco" DiMartino - trompeta, trompeta en la canción de primavera
Al William - tenor, saxo soprano y flautas altas
Roger Rosenberg - soprano, saxo alto y barítono, clarinete bajo en Five on the Color Side
Armen Donelian - piano, fender rhodes piano, sintetizador
Eddie "Gua - Gua" Rivera - bajo eléctrico
William "Willie" Allen - bajo eléctrico en O Mi Shangó. ", Five on the Color Side y Secret Admirer
Bernard Purdie - batería en Secret Admirer
Gonzalo Fernández - flauta solo en Sofrito
Julito Collazo- tambor batá y O Mi Shangó, Iyá batá en Secret Admirer
Angel "Cachete" Maldonado - tambor okonkolo batá en O Mi Shangó y Secret Admirer
Edna Holt - vocal en Five on the Color Side
Marcelino Guerra, Marcelino Valdez, Mario "Papaito" Muñoz - Coro en Sofrito y O Mi Shangó
Julito Collazo - Voz yoruba en O Mi Shangó
Mario "Papaito" Muñoz - Voz en español en O Mi Shangó

Preparativos:
Armen Donelian - Iberia, Cruzan y Spring Song
Marty Sheller - Sofrito, Olive Eye y la princesa William "Willie" Allen - O Mi Shangó, Five on the Color Side y Secret Admirer

Producido por Marty Sheller
Jerry Masucci, productor ejecutivo

Grabado en Bell Sound Studios, Nueva York 1976
Diseñado por Jon Fausty

Lanzado originalmente por Vaya records (P) y © 1976 Vaya Records y distribuido por Fania Records, Inc.

Iberia (Armen Donelian) 4:34
Cruzan (armenio doneliano) 7:39
Canción de primavera (Armen Donelian) 7:07
Sofrito (Neal Creque) 5:39
O Mi Shangó (Mongo Santamaría) 4:20
Cinco en el lado del color (William Allen) 5:46
Admirador secreto (William Allen) 4:27
Ojo de oliva (Marty Sheller) 3:27
Princesa (Marty Sheller) 5:00

Escrito por Bobby Sanabria