RAY BARRETTO UN HOMBRE Y SU MÚSICA - QUE VIVA LA MUSICA

Fania

Comparte este álbum

RAY BARRETTO UN HOMBRE Y SU MÚSICA - QUE VIVA LA MUSICA



Raymond Barretto Pagan nació de padres puertorriqueños en Nueva York el 29 de abril de 1929. Cuando apenas tenía cuatro años, su padre decidió abandonar su hogar y regresar a Puerto Rico. Su madre se instaló en el sur del Bronx y crió a sus tres hijos sola. Desde temprana edad, Barretto estuvo influenciado por dos estilos de música: el latín y el jazz. Durante el día, su madre escuchó la música de Daniel Santos, Bobby Capó y el trío Los Panchos. Sin embargo, a medida que Ray crecía, se enamoró de Machito Grillo, Marcelino Guerra, Arsenio Rodríguez y los grandes de la orquesta de Jazz que escuchó en la radio; estrellas como Benny Goodman y Duke Ellington.

Cuando cumplió 17 años, Barretto se alistó en el ejército de los Estados Unidos y fue enviado a la Segunda Guerra Mundial. Mientras estaba estacionado en Alemania, escuchó la canción que cambió su vida: "Manteca" de Chano Pozo y la banda Dizzy Gillespie. Cuando dejó el ejército, Barretto regresó a Nueva York y, influenciado por los instrumentos de percusión que dominaba su ídolo Chano Pozo, compró un bongo. Pero no estaba satisfecho con el sonido, así que salió y gastó 50 dólares en algunas tumbonas que vio a la venta en una panadería local del vecindario. Y así fue como dio sus primeros pasos en la escena musical del club nocturno. Su primera grabación fue en 1953, con el grupo de jazz latino de Eddie Bonnemere en el salón Red Garter en Nueva York. A diferencia de los famosos jugadores de conga de la época como Cándido Camero, Mongo Santamaría y Patato Valdés –que comenzaron con ritmos afro-caribeños y se abrieron paso hasta llegar al jazz– Barretto comenzó en el mundo del jazz; pasarían años antes de que incursionara en otros ritmos latinos. En una ocasión, el percusionista Monchito Muñoz invitó a Barretto a una audición con la Orquesta José Curbelo. Se quedó por cuatro años.

Esta experiencia lo ayudó a desarrollar su talento para la música de baile latino. Trabajó con el grupo en el álbum "Wine, Woman y Cha Cha Cha" en 1955. Al mismo tiempo, su conocimiento del jazz le permitió trabajar con varias bandas de la época, como Max Roach, Charlie Parker, Art Blakey. , Herbie Man, Dizzy Gillespie y Cal Tjader. A fines de 1961, se presentó la oportunidad de grabar un álbum con Riverside Records, propiedad de Orrin Keepnevo, que intentaba construir un catálogo de música latina. Fue Keepnevo quien sugirió que Barretto formara una banda para grabar. Así nació La Charanga Moderna. Con La Charanga Moderna, Barretto alteró el formato instrumental de las charangas tradicionales en un movimiento radical al incorporar trompeta y trombón. En 1962, hizo su presencia en la escena musical conocida con el álbum "Pachanga with Barretto". Tras el éxito de este álbum llegó "Latino" en 1963. Luego se unió a Tico Records, donde grabó el álbum "Charanga Moderna", que produjo el éxito "El Watusi". Este número fue el toque midas; su primer álbum fue oro, vendiendo más de un millón de copias. También le valió un lugar en el mercado estadounidense. "El Watusi" se convirtió en la primera canción latina en hacer las listas de Billboard. Barretto continuó grabando con Tico Records hasta que decidió unirse a un nuevo sello, United Artist Records.

Allí, pudo lograr un nuevo sonido, un sonido de las Indias Occidentales más cercano al estilo de las bandas de la época, uno que combinaba el violín con la trompeta y el trombón. Su primer álbum con el sello fue "El Ray Criollo" en 1966, seguido de "Señor 007" en 1969. Este último no cumplió con las expectativas del artista. Siguió con "Latino Con Soul" y "Viva Watusi", colaborando con Adalberto Santiago en ambos. El futuro de Barretto cambiaría de rumbo en 1967, el año en que firmaría con Fania Records, creando en ese mismo momento el sonido de la Orquesta Ray Barretto. Su primer álbum en el sello fue "Acid", con la colaboración de Adalberto Santiago y Pete Bonet. Luego grabó “Hard Hands”, “Together”, “Power”, “The Message” y “Que Viva La Música”. Barretto recibió un duro golpe en 1972 cuando cinco de sus mejores músicos dejaron la orquesta para formar la banda Típica 73: Adalberto Santiago, Orestes Vilató, Johnny "Dandy" Rodríguez, René López y Dave Pérez. En el acto, Barretto dejó de hacer música de salsa para grabar el álbum "The Other Road", que lo llevó de vuelta a sus raíces de jazz. Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que Barretto regresara a Salsa, con el álbum "Indestructible" y la voz de Roberto Romero, mejor conocido como Tito Allen, quien reemplazó a Adalberto Santiago. Tito Allen trabajó brevemente con "The King with the Firm Hand", y luego fue reemplazado por Tito Gómez, quien más tarde acompañó a Rubén Blades en el álbum "Barretto" en 1975. Inmediatamente después de esta grabación, hizo varios álbumes de jazz latino, y luego se reunió con Adalberto Santiago en 1979 para hacer el álbum "Rican / Struction". Un año después realizó el álbum "Fuerza Gigante", con voces de Ray de la Paz y Eddie Temporal. Esto fue seguido por "Rhythm of Life", lanzado en 1982. En 1983, produjo el álbum clásico "Tremendo Trío" con la colaboración de Celia Cruz y Adalberto Santiago.

El álbum "Todo Se Va A Poder" fue el próximo proyecto para el músico de salsa, con voces de Cali Alemán y Ray Sabaá. Tite Curet Alonso contribuyó con la composición "Aquí se puede", y la Orquesta Ray Barretto siguió produciendo los éxitos. En 1988, Barretto ganó un Grammy por el álbum "Ritmo En El Corazón", con voces de Celia Cruz. Irrumpiendo en la escena romántica de Salsa que dominó a finales de los 80, Barretto hizo el álbum "Irresistible" en 1989. Más tarde, con la producción del álbum "Soy Dichoso" en 1992, terminó su relación profesional con Fania Records. Sin embargo, Barretto permaneció activo en la escena musical, flotando entre Jazz y Salsa sin perder nunca su espíritu innovador. Ray Barretto Una leyenda en el mundo de la salsa y el jazz latino. Manny Oquendo (Percusión): “La primera vez que lo conocí fue cuando estábamos grabando con el flautista cubano Lou Pérez. Estaba tocando el timbal y Ray tocaba la conga. Recuerdo que lo estaba tocando con un estilo de Jazzy, y le dije que no lo hiciera de esa manera, porque estábamos haciendo un número latino tradicional. Ray y yo tenemos mucho en común. Ambos nacimos en Brooklyn, ambos tuvimos dos matrimonios, ambos trabajamos con José Curbelo y Tito Puente (pero no juntos). Cuando tocaba con su banda de música, yo tocaba con Johnny Pacheco y su banda de música. Socializamos mucho, porque los productores aprovecharon la rivalidad musical entre su orquesta y la de Eddie Palmieri. Siempre tuvimos mucho respeto mutuo ". Johnny "Dandy" Rodríguez: (Percusión): "Cuando mi padre, Johnny 'La Vaca' Rodríguez, falleció, Ray fue al funeral. Y recuerdo que me dijo que cuando comenzó, recibió muchas críticas y la gente lo llamó "El Mongo Blanco" porque su estilo era muy similar al de Mongo Santamaría. Mi padre le dio consejos y apoyo. Le dijo que creía en él y que simplemente se olvidara de eso. Ray y yo no hablamos durante muchos años por lo que sucedió con la Típica 73, pero un día me lo encontré en el baño del Club Casa Blanca, y fue entonces cuando comenzamos a hablar nuevamente. Más tarde grabé un álbum de Jazz con él. Siempre lo recordaré como un músico inteligente antes de su tiempo ". Eddie Montalvo (Percusión): “Lo iba a ver en el Palacio de Hunt's Point. Nunca soñé que alguna vez lo encontraría. Una noche estaba bailando con la orquesta de Tony Pabón, y cambiamos con su orquesta en Boston.

Recuerdo que Johnny Rodríguez me invitó a tocar la segunda conga en la canción "Que Viva La Música", con Johnny en el tumbador y Ray en el quinto. A Barretto le gustó la forma en que tocaba el tumbador. Trabajamos juntos durante mucho tiempo con Fania All Stars. Siempre pensé en él como mi ídolo. Nunca olvidaré cómo cuando le tocaba a él tocar en los shows, decía que solo le estaba abrigando el asiento… ”Andy González (Bajo):“ Barretto me vio tocar con Monguito Santamaría la noche que grabaron la álbum “Fania All Stars at the Red Garter” y me preguntó si quería unirme a su banda. No le respondí en ese momento; Lo pensé durante cuatro meses antes de decir que sí. Me uní al grupo e inmediatamente grabamos "Juntos" y luego fuimos a Venezuela. Recuerdo que teníamos dos uniformes, uno de ellos era un esmoquin blanco con una camisa roja y una faja negra. Bueno, resultó que la noche que estábamos actuando por primera vez, en un baile en El Corso, los camareros tenían exactamente los mismos uniformes que nosotros, y la gente seguía confundiéndonos y pidiéndonos bebidas. También recuerdo en un baile, mientras estábamos tocando "La Hipocresía Y La Falsedad", un chico le disparó a otro chico en la cara, y la gente comenzó a amotinarse, y el promotor nos dijo que siguiéramos jugando. Todos obtuvimos nuestros instrumentos y salimos de allí. Ray siempre me visitaba en mi casa y escuchamos música. Yo también lo visité. La última vez que toqué con él fue en un concierto de Big Band de Chico O'Farrill. Él vino e hizo un número con nosotros ". Jimmy Sabater (Voz y percusión): “Canté muchos coros con él en sus primeros álbumes con Fania Records. Jugó conmigo en mi álbum 'Solo'. Siempre fuimos amigos, y lo voy a extrañar mucho. Johnny Colón (Director y Músico): “Cuando comencé con mi orquesta, cambié con él en el Hot Point Palace. Siempre lo recordaré por estar tan atento a sus fanáticos. Hizo todo por ellos; nunca les negó ningún codificador. Era un músico muy inteligente y siempre pensó en su familia ". Gilberto "El Pulpo" Colón: (Piano) "Conocí a Ray a través de Oscar Hernández. De vez en cuando Oscar no podía hacerlo, así que lo completaba. Cuando Oscar dejó la banda para ir a tocar con Rubén Blades, me uní a la orquesta de Ray. Por esa época, Ray siempre cantaba sobre La Paz. Estaba en la orquesta de Ray porque Héctor Lavoe estaba en rehabilitación y cuando Héctor salió, salí de la Orquesta Barretto. Ray estaba molesto y me dijo que si me quedaba, haría más progresos. Él estaba en lo correcto. Pero estaba haciendo otras cosas ". Ralph Irrizary: (Percusión) “Recuerdo que estaba allí cuando Fania All Stars estaba grabando 'Our Latin Thing'. Yo tenia 16 años. Siempre había sido un gran admirador del grupo Barretto, desde que me convertí en músico. Conocí a Ray un día cuando estaba jugando en el Corso. El gerente del club había estado hablando con Ray sobre mí, porque sabía que Ray estaba buscando un jugador de timbal. Ese día, Ray iba a venir a verme y estaba realmente nervioso. Hicimos el primer set, y luego el segundo, y Ray todavía no estaba allí. Durante el último número siempre hacía un solo, y cuando terminaba, veía a Ray parado en la multitud, sacudiéndose la nieve del abrigo. Cuando terminó la canción, me dijo que me iba a llamar para hablar sobre ensayar con su orquesta.

Pensé que se había olvidado de mí, pero llamó y me dijo que los ensayos comenzaban al día siguiente y que me estaba esperando. Grabé con él en el álbum 'Rican / Struction' y poco después íbamos a tocar en el Madison Square Garden. Tenía otro trabajo en ese momento y tuve que pedirle permiso a mi jefe para hacer una gira de tres semanas por Venezuela. Me dijo que no, y me vi obligado a renunciar. He sido músico a tiempo completo desde entonces. He jugado profesionalmente durante 26 años consecutivos, y se lo debo todo a Ray Barretto. Orestes Vilató: (Percusión) “Comencé con Ray cuando tocaba la charanga. La charanga estaba perdiendo fuerza, pero la idea de agregar una trompeta y un trombón tuvo mucho éxito. En mi opinión, esta idea reverberó en Cuba, porque Changuito comentó sobre el nuevo sonido. También influyó en bandas como Los Van Van, Son 14 y otros. En 1966, ganamos el primer Momo de Oro en Venezuela por la canción 'Salsa y Dulzura'. Ray era un músico completo; él se sentaba al piano para componer y arreglar canciones. Él siempre decía que tenías que escuchar todo. Eddie Palmieri me invitó a unirme a su orquesta, y le dije que no podía, porque estaba ganando mucho dinero haciendo publicidad para Ray que él no podía hacer por su salud. Ray aprendió tarde cómo conducir su primer automóvil, que era uno de esos taxis de Nueva York. El álbum 'Acid' me llevó a la banda Santana. Barretto fue muy romántico; le encantaba la forma en que cantaba Graciela. Era un niño en el cuerpo de un hombre. Si no hubiera conocido a Ray, no habría hecho nada de mí mismo. Lo último que me dijo fue que me vería en otro mundo ". Pete Bonet: (Voz) “Recuerdo que estábamos en África en una gira con James Brown, y de repente este francés apareció en el escenario, me quitó el micrófono y comenzó a hablar. El bajista entendió lo que decía el tipo y se desmayó. Cuando regresó, dijo que alguien había matado a Martin Luther King y que Estados Unidos estaba en llamas. Algo similar sucedió cuando íbamos de camino a California; Estábamos pasando por Texas, y escuchamos que alguien había matado a John F. Kennedy. Cuando llegamos, se había declarado un período de duelo de tres días y no pudimos jugar ". Jimmy Bosch: (Trombone) “Comencé a trabajar con Ray en los años 80. Él fue como un padre para mi. Recuerdo que durante las actuaciones, cuando intentaba terminar el número que estábamos jugando, simplemente seguíamos adelante. Él seguía mirándonos, tratando de decir: "O te voy a matar, o me vas a matar a mí". Fue una inspiración para todos nosotros. Siempre nos dijo que nos mejoraramos y aprendiéramos cosas nuevas. Espero que el legado de este gigante musical afro-caribeño nunca se desvanezca. Dave Valentín (Flauta): “El hombre más inteligente que he conocido. Mi mejor amigo y uno de los mejores músicos de su tiempo. Una vez lo invité a tocar en una gira de dos semanas en Europa. Ray me dijo que habían pasado 25 años desde que había hecho eso, y aceptó venir. Sé que se divirtió mucho, porque no tenía que preocuparse por liderar. Le di a su hijo lecciones de flauta Chris ". Goerge Rivera: (Amigo cercano) “Era un músico tremendo y un verdadero humanitario. Siempre participó en los beneficios. Toda su música tenía mucho sentimiento y mucho propósito. Dominaba la batería y era un amigo para todos. Lo voy a extrañar mucho ". Ray Barretto TRABAJANDO "Necesito un poco más de tiempo". era la línea estándar de Ray Barretto a Jerry Masucci cuando le preguntaba al conguero sobre el progreso de sus grabaciones. Ray era el perfeccionista consumado cuando se trataba de sus sesiones. Pasaría horas en el estudio durante la mezcla. También fue el único artista de Fania que insistió en estar presente para la masterización, donde la dimensión final de la calidad del sonido se lleva a un registro antes de que se fabrique.

Ray desarrolló su oído musical durante la grabación de los años 1950 y 1960 como acompañante de muchos artistas de Jazz en los sellos discográficos Prestige, Riverside y Blue Note. Trabajando con personas como Dizzy Gillespie, Oliver Nelson, Art Farmer, y especialmente el ingeniero Rudy Van Gelder, Ray recibió una educación musical como ninguna que hubiera recibido formalmente, incluso en el prestigioso Julliard, donde se desanimó de seguir una carrera en la música. . El comienzo de Ray como líder de banda se produjo como resultado de una conversación en 1961 con el productor discográfico Orrin Keepnews, quien estaba buscando sacar provecho de la locura de pachanga que comenzaba a apoderarse de la escena del club de la ciudad de Nueva York. Keepnews buscaba establecer una conexión con Charlie Palmieri o Johnny Pacheco para grabar un álbum de pachanga para el sello Riverside, un sello de Jazz en ese entonces. Cuando Keepnews se acercó a Ray para ver si podía hacer la presentación, Ray pidió grabar la producción de pachanga él mismo. Keepnews estuvo de acuerdo. Ray se acercó al pianista / arreglista Héctor Rivera, y con su ayuda grabó "Pachanga With Barretto", el primero de dos álbumes en el sello Riverside. Según el pianista / arreglista Alfredo Valdés, Jr., miembro de la banda de Ray, La Moderna, entre enero de 1962 y diciembre de 1963, la banda se formó después de que la grabación comenzó a emitirse. El sonido de La Moderna fue concebido por Ray, quien asignaría la tarea de arreglar la música a Alfredo, y el pianista / arreglista Gil López, quien en ese momento estaba con la orquesta de Tito Puente. Durante el período de dos años que Alfredo estuvo con la banda, se grabaron cinco álbumes, dos para Riverside y tres para Tico Records. La banda elaboró ​​el repertorio en un concierto semanal en el Tritons, un club nocturno del Bronx. Cuando los músicos se sentían cómodos con el nuevo material, iban al estudio y grababan. Ray llegó a Fania con una nueva banda. La nueva configuración era un conjunto con dos trompetas y una sección de ritmo compuesta por piano, bajo, timbal y conga, junto con dos vocalistas. La banda contó con la participación de Roberto Rodríguez y René López (trompeta), Louie Cruz (piano), Orestes Vilato (timbal) y Adalberto Santiago y Pete Bonet en la voz. La banda no tenía un bajista estable hasta la llegada de un joven de diecisiete años llamado Andy González, quien haría su debut discográfico en "Together". Eventualmente se agregaría un bongocero al conjunto, el primero sería Tony Fuentes, quien luego sería reemplazado por John "Dandy" Rodríguez. Una tercera trompeta también se agregaría más adelante a medida que la banda evolucionara. Fue con este formato que Ray alcanzó el oro, tanto en el quiosco de música como en el estudio de grabación. Llegar a ese punto y permanecer allí se debió a su visión musical y a sus habilidades como director de banda, habilidades que desarrolló después de una larga carrera discográfica como acompañante en Jazz, así como con las bandas de José Curbelo y Tito Puente. La banda siempre estuvo bien ensayada según el pianista / arreglista, Louie Cruz. Louie afirma además que además de ensayar en la casa de Ray en Nueva Jersey, la banda también ensayaría cualquier material nuevo en sus conciertos semanales en lugares como el Corso, un legendario club nocturno de la ciudad de Nueva York. Como él recuerda, la banda llegaría temprano al concierto y comenzaría el primer set con el nuevo material. La reacción de la multitud sería un indicador que Ray tomaría en cuenta al decidir si la melodía llegó al libro de la banda. En la estimación de Louie, las melodías siempre llegaron al libro de la banda debido al agudo oído y la visión musical de Ray. Ray tenía un gran oído para la música, y siempre estaba al tanto de las cosas relacionadas con la banda, tanto que cuando Louie tenía una melodía para organizar, Ray aparecía en su casa con la melodía, y esperaba hasta que el arreglo fuera completó la forma en que quería que se hiciera. Este proceso continuó hasta que Ray estuvo completamente seguro de que Louie entendió su visión musical. Después de confiar en las habilidades de Louie como arreglista, Louie se quedó sola. Cuando la banda entró al estudio para grabar, solo lo hizo cuando Ray estaba seguro de que tenían el repertorio tan apretado que podían tocarlo cómodamente con confianza. La mayoría de las melodías grabadas para Fania se hicieron con una sola toma y muy poca sobregrabación. Jon Fausty, quien diseñó muchas de las producciones de Fania, recuerda que las bandas de Ray siempre fueron bien ensayadas. Siempre hubo una buena comunicación entre la banda y Ray, y entendieron completamente sus conceptos musicales. Jon vio a Ray como un individuo altamente educado, así como un educador.

Ray también fue muy útil en el estudio durante la mezcla. Jon recuerda que sabía cómo modificar los equilibrios de sus grabaciones y siempre insistía en estar presente para la masterización con Jack Adelman en los estudios de RCA, algo en lo que los otros artistas nunca se molestaban. Con cada producción de Ray Barretto, lo que el oyente obtiene es lo mejor que un artista tiene para ofrecer, tanto musical como acústicamente. Eso es algo que estoy seguro de que apreciará después de escuchar esta colección que abarca más de tres décadas. Escrito por George Rivera Recordando a Ray Barretto Percusionista, líder de banda, compositor, maestro de jazz NEA y ganador del premio Grammy Manos duras, corazón cálido, el legado de Ray Barretto permanece en el ritmo de la clave metronómica de las calles de Nueva York latina. Desde el barrio hasta el boogie del Bronx, desde “do or die Bed-Stuy” hasta Francia, los homenajes musicales al percusionista puertorriqueño resuenan en radios de los cuatro rincones del mundo. Aquí en Spanish Harlem, el útero de la música salsa, donde Rafael Hernández abrió la primera tienda de música latina en 1927, muchos recuerdan a Ray Barretto. Escuché por primera vez a Ray en la radio AM cuando tenía unos 13 años. Puse mi transistor en Top Hits Countdown de Cousin Brucie, donde escuché los sonidos del hit de Barretto, “Watusi”, moviendo mi sangre boricua mezclada. Entonces no sabía que Ray Barretto ya se había hecho un nombre en la escena del Jazz. Que había nacido de padres puertorriqueños en Brooklyn, criado en El Barrio y luego en el sur del Bronx. Todo lo que sabía era que esta música pertenecía a mi barrio y aquí estaba en la radio AM intercalada entre James Brown y los Beach Boys. ¡Habíamos llegado! El suyo era un sonido agresivo con un swing sofisticado en un momento en que la banda de Ray era lo más popular de Nueva York. Podías contar con Ray para tener los mejores músicos, arreglos creativos y el repertorio más bailable. Cuando se lanzó "Indestructible", se destacó a fuerza de su foto de portada con Ray como Clark Kent en el proceso de transformarse en Superman. Esta no era la típica portada cursi de la época en la que aparecían mujeres desnudas o un montón de chicos feos.

Esta fue una portada relacionada con mi vida en Boricua NYC. Al igual que el verdadero Superman, esa portada presentaba a un hombre común a punto de darnos una música extraordinaria que sanaba nuestras almas mientras movía nuestros cuerpos y nutría nuestras mentes hacia nuevos horizontes. Más de 30 años después, esa melodía particular, "Indestructible", sigue siendo el estándar por el cual se miden todos los percusionistas jóvenes. Desde Oreste Vilato (fama de Santana) hasta Little Ray Romero (Eartha Kitt), Barretto siempre eligió a sus hijos entre los mejores. Y cuando estos dos partieron hacia pastos más verdes, el notable ojo para el talento de Barretto recayó en el pequeño Jimmy Delgado (ahora con Belafonte), apenas 17 cuando debutó con la banda Barretto. Más tarde, Ralph Irrizarry, de veintidós años, tomó la silla del timbal antes de explotar con Ruben Blades y la película Mambo Kings. De hecho, el vocalista Ruben Blades ya había grabado, pero fue con la orquesta de Ray Barretto donde se destacó en Nueva York. Ray Barretto amaba el Jazz, enamorándose de la conga después de escuchar la grabación de "Manteca" de Chano Pozo con Dizzy Gillespie en 1947. Irónicamente, fue la misma melodía de "Manteca" la que se convirtió en la de Barretto en su grabación debut con Red Garland. Si bien le encantaba tocar y hacer que la gente bailara, era el mundo del Jazz el que expandiría su perspectiva al elevar a su "musa" a un terreno más elevado, y nosotros junto con él. Ray Barretto: Un Boricua que nos enorgulleció escucharlo tocar en la radio estadounidense, nos enorgulleció verlo compartiendo escenarios y música con Chick Corea, James Moody, Kenny Burrell y Ramsey Lewis, y nos enorgulleció bailar con su música de Los locales de música más prestigiosos de las calles más malas.

Sus sonidos son parte de la banda sonora de nuestras vidas. Mientras los hippies se mecían en Woodstock, nosotros (salseros) salimos al campo en el Yankee Stadium en el Bronx movidos por el poder atronador del tambor de Boricua Barretto tocando junto al cubano Mongo Santamaria y el africano Manu DiBango. "Que Viva La Música" fue nuestro himno "callejero" nacional, mientras que "La Hipocresia y Falsedad" nos ayudó a mirarnos a nosotros mismos y detener la mentalidad de cangrejos en una cesta que afecta a todas las comunidades pobres. Crecí con Ray Barretto como lo hicieron muchos baby boomers latinos. Su crecimiento en la música fue paralelo a nuestro crecimiento como comunidad, llegando a la mayoría de edad en Nueva York, donde bailamos entre culturas mientras manteníamos viva la clave de nuestras raíces ancestrales africanas.

Escrito por Aurora Flores