LOCURA MAMBO

Fania

Comparte este álbum

LOCURA MAMBO



La afirmación de cliché que ya no los hacen como solían hacer se vuelve especialmente conmovedora en el caso de Tito Rodríguez. Posiblemente el vocalista más elegante que haya adornado el espectro de la música afrocaribeña, Rodríguez mostró una sensibilidad exquisita a la hora de diseñar el repertorio de los muchos LP que lanzó durante la década de 1950. Lanzado en el sello Tico en 1959, "Mambo Madness" ofrece un recorrido enérgico a través de los muchos matices y colores de la música tropical vintage. Boleros ardientes, estándares cubanos vibrantes ("Dónde Estabas Tú", "La Engañadora"), instrumentales burbujeantes, números novedosos y, por supuesto, el omnipresente mambo: el crooner puertorriqueño no deja piedra sin remover en su esfuerzo por brindar una rica experiencia auditiva . Durante la gloriosa era del mambo en Nueva York, el Palladium fue el lugar ideal para los bailarines de música latina, y los tres combos más populares que se presentaron fueron las orquestas de Machito, Tito Puente y Tito Rodríguez. Es comprensible que existan ciertas similitudes entre algunas de las pistas de “Mambo Madness” y las obras de Puente y Machito. Escrito por el propio Rodríguez, el aterciopelado "Mambo Manila" tiene las mismas líneas sofisticadas de piano y toques de vibraciones que puedes encontrar en muchos de los instrumentos que Tito Puente grabó para el sello RCA durante esa misma década. "Mambo Manila" crea un ambiente indeleble de grandeza del pasado al combinar la combustión apenas contenida de la música afrocubana (escuche esos electrizantes riffs de metal) con una melodía melancólica y casi nostálgica. ¿El resultado? Una entrada estimulante en el canon Rodríguez. Del mismo modo, cuando aborda el coro majestuoso, como canto de "Tremendo Cumbán", es difícil no pensar en la versión que Machito grabó a principios de la década de 1950. Solo que en lugar del canto jovial y desigual de Machito y su hermana Graciela, tenemos la melodía perfectamente afinada de la voz de Rodríguez. Rodríguez, un cantante notablemente versátil, ganó tanta fama interpretando boleros llenos de vapor como Inolvidable que la mayoría de los aficionados afrocaribeños se han olvidado de su entusiasmo por interpretar el material de estilo guaracha más optimista. Aún así, los amantes de las baladas nocturnas a fuego lento disfrutarán de la versión de Tito del estándar “Piel Canela”, el tema final de la colección. No hay nada tímido en esta versión, definitivamente estamos lejos del dulce universo sonoro de Los Panchos. El tempo es un poco optimista, hay bravuconería de sobra en la sección de metales y el cencerro agrega urgencia a los procedimientos. La voz de Rodríguez se desliza a lo largo de la melodía. Su entrega es varonil sin caer en arquetipos machistas, con control absoluto y dejando suficiente espacio para mostrar un lado vulnerable. Una actuación inolvidable. Menos trascendental es el novedoso éxito "Chiqui", Rodríguez lo interpreta en un inglés entrañablemente roto. Sorprendentemente, se sale con la suya, incluso cuando canta letras como ella baila la rumba / ella baila el mambo / le gusta la samba, la conga, le gusta el tango. Se podría decir que la historia de Tito Rodríguez terminó trágicamente. El Maestro murió de leucemia en febrero de 1973. Tenía solo 50 años. Y, sin embargo, en un período de vida tan corto, Rodríguez logró dejar atrás un legado grabado estimulante, evocando un momento en que la música latina estaba a punto de conquistar el mundo. Los sonidos de “Mambo Madness” demuestran que, de hecho, ya no los hacen como antes.