JOHNNY PACHECO UN HOMBRE Y SU MÚSICA - EL MAESTRO

Chris coyne

Comparte este álbum

JOHNNY PACHECO UN HOMBRE Y SU MÚSICA - EL MAESTRO



Nacido en República Dominicana en 1935, Johnny Pacheco creció hipnotizado por las canciones de Arcaño y sus Maravillas, Arsenio Rodríguez y Orquesta Aragón que escuchaba en la radio cubana. Fue la Era Dorada de la música afrocaribeña, la época en la que Cuba estaba sentando las bases de todo lo que seguiría en la música tropical durante las décadas siguientes. “Mi papá era director de orquesta”, recuerda. “Tenía cinco hijos pero siempre decía que era yo quien seguiría sus pasos. Los demás son sordos, diría.

Los otros son sordos. Mi papá tocaba el saxofón, el clarinete y el violín. Me daba lecciones por la tarde, cuando volvía de la escuela ". Pacheco tenía 11 años cuando su familia se mudó a Nueva York. Mientras asistía a Bronx Vocational High School, tocó percusión y cantó en una banda de mambo con futuras leyendas de la música latina como el visionario teclista Eddie Palmieri y Barry Rogers, quien más tarde se convertiría en el extraordinario trombonista de La Perfecta de Palmieri. A finales de los 50, el hermano de Eddie Palmieri, Charlie, reclutó a Pacheco como percusionista en su banda. Juntos, los dos músicos crearon la charanga seminal La Duboney cuando Pacheco pasó de tocar la batería a tocar la flauta, un instrumento del que había estado enamorado durante mucho tiempo. La Duboney fue un fiel seguidor del sonido de la charanga de Cuba, combinando elegantes toques de violín con solos acrobáticos de flauta. A pesar de que continuaron siendo grandes amigos, Pacheco y Palmieri decidieron separarse cuando se dieron cuenta de que tenían ideas muy diferentes sobre cómo debería sonar una charanga: Pacheco prefería un sonido jovial y más ligero que chocara con las improvisaciones barrocas de Charlie y su apetito por la disonancia.

Pacheco formó su propia banda y grabó una maqueta que incluía el auténtico éxito "El Güiro de Macorina". Gracias al DJ de radio Rafael Font, la canción se convirtió en una sensación de la noche a la mañana, y Pacheco firmó diligentemente con Alegre Records de Al Santiago. Se quedaría en el sello durante cuatro años, grabando una serie de LPs innovadores y ahora legendarios bajo el nombre de Pacheco y su Charanga. Para 1964, Pacheco estaba frustrado por su incapacidad para encontrar violinistas confiables para su banda. Al mismo tiempo, se inspiró en el sonido swing del supergrupo cubano La Sonora Matancera. Decidió cambiar de charanga a un conjunto de dos trompetas, y así comenzó un proceso que eventualmente sería reconocido por los musicólogos como “la matancerización de la salsa” - la matancerización de la salsa. Al mismo tiempo, Pacheco estaba interesado en crear su propio sello discográfico para tener el control de su música. Con la ayuda del abogado Jerry Masucci, quien había ayudado a Pacheco en un divorcio reciente, fundó el sello Fania, el título tomado de una vieja composición de Reinaldo Bolaños. El lanzamiento inaugural de la compañía fue el debut de Johnny Pacheco y su Nuevo Tumbao. Lanzado en 1964, “Cañonazo” incluía un remake de “Fania”, así como el excelente “Dakar, Punto Final”, un homenaje a Senegal y África en general, donde los sonidos de charanga de Pacheco habían gozado de un rotundo éxito. Durante sus primeros años, la etiqueta estuvo a años luz del imperio cultural y financiero en el que eventualmente se convertiría. Básicamente, era un negocio desde casa. Pacheco conducía por la ciudad distribuyendo él mismo los primeros LP del sello. Finalmente, las ganancias de las siempre populares grabaciones de Pacheco (disfrutó de una notable cantidad de sencillos exitosos durante la mayor parte de los años 60 y 70) permitieron a la compañía expandirse e incorporar nuevos artistas a su lista: el pianista judío estadounidense Larry Harlow, el bajista visionario Bobby Valentín y, en 1967, el dúo dinámico del trombonista Willie Colón y su cantante, un joven puertorriqueño de nombre Héctor Lavoé. El enamoramiento de Pacheco por el sonido clásico de la música cubana y la estética arraigada de Matancera se hizo particularmente evidente en dos lanzamientos de los años 70: "Los Compadres" de 1971 lo encontró cimentando la electrizante asociación artística con la voz chocolatada de Pete 'El Conde' Rodríguez que había tenido. desarrollado desde los años del “Cañonazo”. Y el disco en solitario de 1975 “El Maestro” llegó a incorporar tres temas del repertorio de Matancera.

El nuevo vocalista de Pacheco era el excelente Héctor Casanova, y su grupo ahora se llamaba Pacheco y su Tumbao Añejo –Pacheco y su Tumbao clásico– reconociendo abiertamente su debilidad por los relucientes sonidos del pasado. A lo largo de su carrera, Pacheco disfrutó al máximo de su popularidad. “Trabajé con mucha gente a la que admiraba”, dice. “Beny Moré, Pérez Prado, Tito Puente, Stan Kenton, Xavier Cugat. El único con el que no pude trabajar fue Dizzy Gillespie ". También escribió canciones para una variedad de artistas en la lista de Fania, y actuó como director musical de Fania All-Stars, la orquesta más grande que la vida de la compañía. En 1974, Pacheco inició una colaboración histórica con la ex vocalista de Sonora Matancera Celia Cruz. Simplemente titulado "Celia & Johnny", su primer esfuerzo juntos comenzó con la incandescente "Químbara", una pista que resume la esencia misma de la explosión de la salsa neoyorquina de los años 70 y que se erige como el pináculo artístico de la propia carrera de Celia. La combinación de la comprensión innata de Pacheco de los venerables estilos afrocubanos y la poderosa voz de Celia y su carismática presencia en el escenario fue fundamental para aumentar la popularidad del sonido de Fania. Juntos, grabaron varios sencillos exitosos, entre ellos "Toro Mata", "Cúcala" y la composición biográfica de Pacheco sobre la historia de vida de Cruz "La Dicha Mía". Si hay un elemento que define la copiosa discografía de Pacheco, ese es su incansable deseo de experimentar. Desde el apogeo de la Fania hasta el día de hoy, el maestro ha aprovechado la oportunidad de hacer álbumes con artistas talentosos de todos los ámbitos del espectro tropical. Grabó con los ex cantantes de Matancera Daniel Santos y Celio González; El vocalista cubano Rolando Laserie; el legendario flautista Fajardo; los conmovedores Melón (la mitad del célebre dúo Lobo y Melón) y Monguito; y por supuesto, innumerables discos con el mejor amigo y compadre Pete 'El Conde' Rodríguez. En 2004, Pacheco lanzó su última colección, un evento de estrellas titulado apropiadamente "Entre Amigos" (Among Friends).

Entre los invitados estuvieron el pianista de Sonora Ponceña Papo Lucca, el bongosero Roberto Roena y Bobby Valentín al bajo, además de legendarios vocalistas como Héctor Casanova, Ismael Miranda, Cheo Feliciano y Gilberto Santa Rosa. La vitalidad de “Entre Amigos” y las recientes presentaciones en vivo en todo el mundo son una clara indicación de que, de hecho, “hay Pacheco para rato”. De hecho, tendremos a Pacheco con nosotros durante mucho, mucho tiempo.

Notas escritas por ERNESTO LECHNER