EL SONIDO DE LA BESTIA

Fania

Comparte este álbum

EL SONIDO DE LA BESTIA



Era el año 1970. Un grupo de amigos y yo estábamos preparando el baile final para la ceremonia de graduación de secundaria de mi clase en la Academia Santa Mónica de Santurce, programada para mayo de 1971. Era una época en que el bailarín boricua era considerado conservador si le gustaba la salsa, y go-go si le gustaban las diversas ofertas musicales norteamericanas que inundaban Puerto Rico. Hubo muchas discusiones sobre qué grupos musicales serían elegidos para animar esta importante ocasión, y recuerdo que hubo motivo de celebración cuando se seleccionaron dos importantes bandas de salsa.

Uno estaba encabezado por un joven percusionista y bailarín llamado Roberto Roena, el otro por un increíble pianista que había cautivado mi interés musical: el boricua neoyorquino Ricardo Maldonado, conocido por su nombre artístico, Richie Ray. En ese entonces, la banda disfrutaba de un enorme éxito de otro mundo con su “Sonido bestial”, uno de mis álbumes favoritos de todos los tiempos. Es interesante que el destino me haya llevado a reseñar “El sonido de la Bestia”, un disco nacido de salsa, con un toque cristiano. Primero, creo que es importante hablar sobre los orígenes del nombre Richie Ray. En realidad, fue el bajista Bobby Cruz quien fue a pedirles a los padres de Richie y Ray Maldonado que permitieran que los hermanos se unieran a su banda de Nueva York. Richie (que tenía solo 13 años en ese momento), Ray y el bajista Bobby Cruz encabezaron la banda. Finalmente, Richie, Ray y Bobby Cruz perdieron la coma y se convirtieron en Richie Ray y Bobby Cruz. Por supuesto, Ray Maldonado continuó siendo una parte integral de la banda. Sin embargo, también es importante explicar cómo Richie y Bobby se encontraron en una encrucijada espiritual. “Nada de lo que hacíamos antes nos hacía felices”, me dijeron en una entrevista para La Prensa hace varios años. “El camino, las mujeres… estas cosas nos pesaban. Fue entonces cuando empezamos a buscar a Dios ”. Esta búsqueda les trajo la paz y la felicidad que habían estado anhelando, y el bestial Sonido de Richie Ray y Bobby Cruz es ahora un evangelio.

La banda de salsa también fue una de las primeras en documentar su viaje a Jesucristo. En uno de los temas del exitoso “Sonido bestial”, el intenso “Juan en la ciudad”, Ray y Cruz discuten los cambios en sus vidas, corazones y almas en su nuevo camino. En canciones como El relajo, Juan en la ciudad, Sólo una vez más, Pa'trá y Pa'trá, Eres tú, Sálvalo y El sonido de la Bestia, Richie y Bobby alaban al Creador y salvan vidas. Después de más de dos décadas en la escena de la salsa, los músicos han encontrado su verdadera vocación, y ahora la salsa de Richie Ray y Bobby Cruz sirve a Dios. Richie y Bobby también me dijeron que una entrevista que hicieron con el famoso disk jockey venezolano Phideas Danilo Escalona tuvo un impacto duradero en el nombre del género musical salsa. Richie me dijo que Escalona entrevistó a la pareja antes de uno de sus conciertos en Venezuela y les preguntó cómo llamaban a la música que tocaban, ya que poseía influencias tan fuertes de la música clásica, el rock y el jazz. Ray respondió: "La música que toco es como salsa de tomate". Escalona le preguntó: "¿Como ketchup?" Ray respondió: “Sí. Es algo que le da sabor a tu comida ". Y así, al presentar a la orquesta, Escalona dijo: "Y ahora, la salsa de Richie Ray y Bobby Cruz". A su llegada a Nueva York, los músicos le contaron a Jerry Masucci sobre su experiencia. Masucci, que buscaba un acto para promover la amplia variedad de géneros musicales que componían el sonido de Fania en el mercado internacional, inmediatamente tomó una decisión. El resto…. es salsa. Claramente, estos músicos han servido muy bien tanto a la música afrocaribeña como a Jesucristo. “El sonido de la Bestia” es una prueba indiscutible de ello. Producido por: Richie Ray y Bobby Cruz Mezcla: Ray Barretto Ingeniero: Irv Greenbaum Fotografía: Jorge Pardo Posse Diseño: Irene Perlicz

Escrito por Juan Moreno Velázquez