EL SABIO

Chris coyne

Comparte este álbum

EL SABIO



Mil novecientos ochenta fue un año de noticias de alta intensidad. En diciembre, le dispararon a John Lennon. El mes anterior, el presidente Jimmy Carter, que había anunciado el boicot de los Estados Unidos a los Juegos Olímpicos en Moscú y que estaba luchando con la situación de los rehenes iraníes, perdió las elecciones ante el ex actor Ronald Reagan. A principios de año, el alcalde Edward I. Koch cruzó el puente de Brooklyn con miles de neoyorquinos durante la huelga de tránsito de 11 días. El arzobispo Oscar Romero fue asesinado por hombres armados mientras celebraba misa en San Salvador, y en Puerto Rico murió Luis Muñoz Marín, el primer gobernador electo de la isla.

De vuelta en Nueva York, el comediante Richard Pryor sufrió quemaduras graves mientras liberaba cocaína y Fania Records lanza "El Sabio" de Héctor Lavoe, su sexta grabación en solitario. Para entonces, Lavoe ya era conocido como "El Cantante", después de haber hecho que Ruben Blades sintonizara un éxito de ventas más vendido para él. Su banda estaba ocupada trabajando y viajando, pero Lavoe todavía no estaba contento. Su inestabilidad emocional y adicciones a las drogas alimentaron un comportamiento impredecible que hizo que los fanáticos acudieran en masa a sus conciertos solo para ver si aparecía.

Siguiendo el estilo musical de Comedia, El Sabio convierte una pieza de sabiduría popular en una plataforma bailable, golpeando el poder a través de una línea de metales que llevan a los versos desafiantes de Lavoe a "El Sabio", un presumido impertinente y presumido. Esta es una canción de confrontación llena de bravura de Lavoe: relatando rivalidades envueltas en hipocresías. Luciendo el tinte similar de cuerdas que muchas producciones de Fania de esta época,
“El Sabio” luce Lavoe luchando vocalmente con lo que es, paradójicamente, una versión arrogante e inteligente de un alter ego de papel. Parece que el compositor Tito Rodríguez escribió la canción adaptada a Lavoe en lugar de como un golpe a un rival.

El bolero de Luis Marquetti "Plazos Traicioneros" cae sobre Lavoe como lluvia del cielo. Suave, melódico e ininterrumpido y fusionado con sentimientos emocionales, es un descanso relajado del resto de las canciones de baile. "Noche de Farra" recibe un ritmo actualizado de Nueva York en este estilo cha cha cha, popularizado por La Sonora Matancera en la década de 1950. Sin embargo, aquí Lavoe redefine el estilo cubano habitual de "soneando", aportándole una actitud puertorriqueña muy rústica, haciéndolo más rítmico que melódico. Evocando frases de Ismael Rivera, el "chachaguele" de Lavoe se desliza entre los espacios incluso cambiando el coro original de Farra de: "Vamos a echar un pastel, que queremos ver, otra vez gozar, el sabroso hijo" a "Vamos a echar un pastel que quiero bailar, vamos a echar un pastel que quiero gozar ".

"Para Ochun" y "Yemaya" se remonta a lo básico de África evocando a los santos de la Regla de Ocha de Ifa en un coro de llamada y respuesta a estas dos deidades. Se aparta de lo tradicional, reemplazando el sonero con varios instrumentos alternativamente, tomando turnos para solos los versos. Lavoe entra más de la mitad de la melodía dando alabanzas a los santos, cantando frases de empoderamiento y conversando con los dioses. Un dueto de trombón y trompeta baila a través del mambo final antes de que Lavoe entre con flores vocales para los espíritus, mientras que una trompeta colorea la base rítmica.

"Alejate" continúa el gusto de Lavoe por cantar canciones de rechazo y condena directa a las mujeres. Literalmente traduciéndose para Alejarse de mí, ya no te amo, "Alejate" hace evidente dónde está Lavoe. Su dicción clara como el cristal está marcada aquí por excavaciones en el spanglish de la calle, "dame un breake, un chance", al estilo de Maelo, que muestra la apuesta de Lavoe en la "ruleta rusa" con la vida de matón. Pero desde el punto de vista de un bailarín, es difícil dejar de lado este. Un sabroso solo de piano intercalado por violines con un final que presenta trompetas altísimas hace que este número sea elegante y duro al mismo tiempo.

"Llore" de José Febles le da la vuelta a Lavoe, destacando su vulnerabilidad. Lavoe es tan convincente en su emoción al revelar a un hombre herido y humilde como él está tratando de enfrentarse a un mujeriego sin corazón. Otro número bailable impulsado por un motor de percusión apretado, coro pegadizo y el tenor claro de Lavoe.

El instrumental "Ceora" de Lee Morgan parece haberse dejado caer como relleno. Incluso si no fuera así, es dulce samba, la sensación de jazz deja a uno en un estado de ánimo sobrio y reflexivo. No hay soneos Lavoe de núcleo duro, guajeos vampiros de Pulpo o truenos de percusión aquí. Éste te obliga a levantar los pies, recostarte y solo soñar.

Créditos del álbum

Productor Ejecutivo - Jerry Masucci
Director Musical - Jose Febles
Productor - Willie Colón

Eddie Montalvo - conga
Edgardo Reyes - timbales
Jose Mangual - bongoes
Luis Mangual - bongoes
Danny Rosado - bajo
Eddie Rivera - bajo
Prof. Joe Torres - piano
Gilberto "Pulpo" Colon - piano y guardabarros Rhodes
Ray Maldonado - trompeta
Puchi Boulong - trompeta
Harry D'Aguiar - trombón
Reynaldo Jorge - trombón
Papo Vasquez - trombón
Willie Colón - trombón, voz (bckgr), coro
Milton Cardona - voz (bckgr), coro

Agradecimientos especiales a:

Sal Cuevas
Tony Jiménez
Luis "Perico" Ortiz
Danny Rosado
Ray Maldonado
José Rodríguez

Escrito por Aurora Flores