EL SONIDO BESTIAL

Fania

Comparte este álbum

EL SONIDO BESTIAL



El Bestial Sonido es el mejor álbum del catálogo de música de Ricardo Ray y Bobby Cruz. Es imprescindible para los fanáticos de Los Durísimos. La mayoría estaría de acuerdo en que en sus primeros días en Nueva York, la orquesta vio a algunos de los mejores músicos de salsa y jazz. Los trompetistas Adolphus Doc Cheatham y Pedro Chapparo, y el jugador de timbal Mike Collazo son excelentes ejemplos.

Lo verdaderamente indiscutible es que la formación más asombrosa de la Orquesta de Richie Ray fue la misma que grabó “El Bestial Sonido” en 1971, confirmando lo que ya todos sabían: los mejores instrumentistas de la historia de la salsa han sido puertorriqueños. El Bestial Sonido de Ricardo Ray & Bobby Cruz es un clásico por las magistrales e irresistibles interpretaciones de la orquesta, la voz de Bobby Cruz y Miki Vimari, y el exitoso repertorio de la banda, que sin duda fue uno de los más estimulantes y perfectamente equilibrados de todos los tiempos. Fue el éxito musical lo que consagró a Richie como el pianista, arreglista, compositor y director de orquesta más polifacético de su género. Solo necesitas escuchar el primer compás de Sonido Bestial para apreciar la habilidad de Richie para crear un tapiz de ritmos que combinan la jala-jala, el guaguancó, el jazz y la música clásica en un solo que evoca las influencias de la música europea formal, con ingeniosas variaciones de las melodías de Stravinsky y Bach. Además de lograr la trascendencia cultural integrando formas musicales lejanas, El Bestial Sonido es un disco con un valor sociológico indiscutible. En 1971, el país fue atormentado por la sangre boricua que se derramaba por las selvas vietnamitas en un conflicto que sumió en el dolor a cientos de familias puertorriqueñas y polarizó al país sobre la cuestión de si apoyar a Estados Unidos en la guerra de Vietnam.

Richie Ray y Bobby Cruz se esforzaron por consolar a sus hermanos boricua con la canción “Guaguancó Triste” de Rubén Blades. Este es un canto de esperanza, con un arreglo excepcional que combina el guaguancó, la música clásica, el boogaloo, la bomba y el jala-jala. Incluso hoy, la letra toca una fibra sensible en el corazón y la mente del pueblo boricua: Para ti traigo mi guaguancó Triste es su canto sabor a llanto ya soledad. Puedo oír ecos de un pregonar que hablan de penas y de esperanzas lloran por la tierra mía porque se lleven contentos… En una época en la que muchos criticaban la superficialidad de la salsa, Richie y Bobby demostraron con la composición de Blades que podían usar la música para hacer gente bailar - o hacerles reflexionar sobre la vida. Otro gran ejemplo es la versión de la banda de una balada con toques de soul, blues y bolero: "Fire and Rain" de James Taylor. Curiosamente, esta es una de las primeras canciones del repertorio de la banda que alude a Dios, el Ser Supremo, a quien dedicarían oficialmente sus talentos en 1976, comenzando con el álbum Rican / Struction Señor asómate y contempla mi afán Tendrás que ayudarme a otro día afrontar Sólo en mis sueños tengo tranquilidad Es un martirio volver a despertar… Sin embargo, como otros grandes músicos de la época, Richie y Bobby también rindieron homenaje a las deidades yoruba en innumerables ocasiones y, antes de su transformación, rindieron homenaje a la Santo con el tema guaguancó de Pablito El Indio Rosario “Cha cha huele Changó”, en un momento en que los músicos intentaban sobrevivir en un ambiente de celos, mentiras e hipocresía. Las aportaciones de Mañengue Hidalgo en las congas, Manolito González en el bongo y campanilla, y Charlie en el timbal son extraordinarias.

Con El Bestial Sonido, Richie y Bobby también dieron un paso al frente al ser los primeros en adaptar baladas románticas al género. Un ejemplo es la popular canción “Señora” de Joan Manuel Serrat, que la banda interpretó sin montuno ni estribillo. En la versión de la banda, Bobby, cantante influenciado por Rafael Chivirico Dávila, reafirmó -como lo hizo en “Fuego y lluvia” - que podía brillar en otros géneros. Su dueto con Miki Vimari en la versión bolero del inmortal tema de tango “Volver” de Carlos Gardel y Alfredo Lepera lo confirma. La contramelodía de Bobby es exquisita, y en los primeros compases de “Volver” y “La Vimari”, Miki –quien había colaborado previamente con la banda en los álbumes In Orbit y El Diferente– captura una sensual bossanova que conduce a un hermoso hijo. . Después de los experimentos de Richie con vocalistas femeninas como Nydia Caro y Carmen Soto, quedó claro que Miki era la cantante que esta orquesta había estado buscando. Treinta y cinco años después de su lanzamiento original, El Bestial Sonido de Richie Ray & Bobby Cruz es imprescindible, un álbum digno de la atención de los amantes de la música de todo el mundo. Lo más importante es que es un álbum que las estaciones de radio deberían reproducir para que las generaciones más jóvenes lo disfruten.

Créditos Ricardo Ray: Piano, arreglos, coro, contramelody Bobby Cruz: Voz principal, coro, arreglos Miki Vimari: Voz, coro Ismael “Cocolía” Rodríguez: Primera trompeta Ismael “Maelo” Rodríguez: Segunda trompeta Manolito González: Bongo, cencerro, timbalitos José “Mañengue” Hidalgo: Conga Charlie “El Pirata” Cotto: Timbales Mike “El Che” Amitin: Bajo Director de grabación: Johnny Pacheco Productor: Ricardo Ray y Bobby Cruz Grabado en: Ochoa Recording, San Juan, PR Ingeniero: Pedrito Mezclado por : Fred Weinberg Foto de portada original: Maurice Seymour Diseño de portada original: Izzy Sanabria

Escrito por Jaime Torres Torres