BOLBOLEATO

Chris coyne

Comparte este álbum

BOLBOLEATO



Una de las joyas más brillantes de la opulenta corona del sello discográfico Tico, “Bamboléate” fue la segunda y última colaboración entre el gigante del jazz latino Cal Tjader y el pionero de la salsa Eddie Palmieri.

Una sesión única, evoca una sensación de total moderación y elegancia suprema que es justo lo que recetó el médico en estos tiempos. “Bamboléate” es una obra maestra clásica rebosante de vitalidad y un sentido envidiable de propósito artístico. Si se le menciona el díptico Tjader a Palmieri, el teclista nuyorican se ríe con su habitual y afable forma. Estás volviendo atrás, dice con su sabroso acento español. Hace 40 años. Ese fue el momento en que yo era mayor. La gente siempre dice: La Perfecta era la antigua orquesta de Palmieri, y yo les digo que sí, eso era cuando yo era viejo.

Alrededor de 1965, Cal vino a Nueva York y me vio en un concierto, recuerda Palmieri. Creo que estaba aturdido por la pura energía de mi banda y se le ocurrió la idea de grabar juntos. Vio la oportunidad de hacer algo diferente. Siento que explotamos este concepto únicamente en términos musicales. Comercialmente, el proyecto nunca despegó realmente. La idea era que el dúo primero grabaría un álbum para el sello de Tjader y luego otro para Palmieri.

En consecuencia, el excelente El Sonido Nuevo salió en MGM / Verve en 1966. Tico lanzó “Bamboléate” en 1967. Fue una experiencia increíble. Tjader era tremendamente talentoso. Cuando nos juntamos, él era muy famoso. Ya había grabado con la infame sección rítmica de Mongo Santamaría y Willie Bobo, que dejó la orquesta de Tito Puente para trabajar a tiempo completo con él.

El concepto de El Sonido Nuevo (“The New Sound”) se refería a que grabamos juntos por primera vez. De hecho, si Cal no lo hubiera pensado, nada de esto habría sucedido. Un estudio de contrastes, “Bamboléate” incluye temas orgiásticos que legítimamente podrían pertenecer a cualquiera de los álbumes de Palmieri con La Perfecta, así como sedosas excursiones de jazz latino que recuerdan los discos magistrales de Tjader de finales de los 50 como los Conciertos de Monterey. El irresistible frenesí de la canción que da título al inicio, un original de Palmieri, es seguido por una versión verdaderamente memorable de la pepita de Henry Mancini "Hemos amado antes". Aquí, las vibraciones de Tjader lideran el camino, enmarcadas por un encantador arreglo de metales y notas meditativas de piano de Palmieri.

La pieza se filtra en una atmósfera de ensueño de dulce nostalgia. Uno de los números clave de la sesión es la sofisticada composición de Palmieri “Resemblance”, que se hace eco de los estados de ánimo cautivadores del jazz estadounidense de los años 60 y se convierte en un crescendo inolvidable. Siempre me dediqué a las estructuras de la música bailable cubana, explica Palmieri. Pero luego vino la influencia de algunos profesores fantásticos en mi vida, quienes me introdujeron en el mundo de la armonía del jazz.

El teclista le da crédito a su hermano mayor, el fallecido Charlie Palmieri, por ayudarlo a desarrollar un gusto musical verdaderamente ecléctico. En casa, tocaba discos latinos de la talla de Machito, Noro Morales y Vicentico Valdés. Pero también traería grabaciones de big band de los años 40 y 50 como Glenn Miller. La sabiduría musical de mi hermano no tenía límites. En todo caso, "Bamboléate" es un testimonio de la extraordinaria versatilidad de Palmieri y Tjader. El disco también incluye una pieza con sabor brasileño (la propia “Samba Do Suenho” de Tjader), así como una guajira funky cortesía del cancionero Palmieri (“Guajira Candela”). Es realmente lamentable que Cal falleciera tan joven, concluye Palmieri en referencia a la muerte de Tjader en 1982 a los 56 años. Era como un hermano para mí. Siempre llevo su recuerdo en mis pensamientos y en mi alma.

Créditos: Eddie Palmieri - Piano Cal Tjader - Productor Vibes - Pancho Cristal

Escrito por Ernesto Lechner